About

Events

Travel with SF Spanish

Possibly March 2022

Our immersion program to Argentina for all levels.
Find out more!

Review Us!

Badge

Loading…

El primer hecho que me llama la atención en este artículo es que, por todo su éxito, fortuna y fama, el padre de Marjorie se suicidó a la edad de 59 años. Pero no fue un caso de “la felicidad no se compra con dinero”, sino que el ámbito de la medicina en aquella época no estuvo suficientemente avanzado para evitar el agudísimo sufrimiento de un trastorno estomacal que incluso el renombrado cirujano estadounidense Charles Mayo no pudo aliviar. Desesperado por su dolor intratable, el Sr. Post se quitó la vida con un disparo autoinfligido. Qué traumático debe haber sido este acontecimiento para Marjorie. ¿Pero cambió la guisa con que la empresa se manejaba después de que la hija tomó control? La filantropía por la que se le conoce ella parece estar en desacuerdo con las tácticas despiadadas de su padre, quien fue un oponente implacable del movimiento sindical y se opuso a boicots, huelgas, bloqueos, piquetes y otras formas de protesta por los derechos laborales. El artículo dice que ella "aseguraba que su padre siempre le inculcó que el dinero tenía que servir para ayudar a los demás." Ayudar a los demás no es necesariamente incompatible con una postura anti-laboral, pero sería interesante saber cómo se reconciliaron estos dos puntos de vista.

Las fotos de los "fastuosos salones" de Mar-a-lago recuerdan otra época, la de los grandes industriales y barones ladrones del siglo XIX y principios del siglo XX: los Astor, los Vanderbilt, los Rockfeller entre otros, así como William Randolph Hearst, que se menciona en el artículo y cuyo castillo se encuentra en la costa central de California. Una foto en el artículo muestra a un exmandatario sentado en una sala cuya gusto y estilo se pueden describir de varias maneras. Sin duda, hay aquellos que piensan que es hortera y llamativa; al contrario, otros pueden admirar la composición históricamente informada de la sala y la colocación de los objectos de arte. El gusto es una cuestión de preferencia y opinión y, en este caso, de recursos económicos. De todos modos, parece más bien el entorno formal e impersonal de un museo que el espacio cálido y acogedor de una casa familiar. ¿Qué dice de una persona que prefiere vivir en un lugar así? Y en una época en la que algunos de los súper ricos están prometiendo mucha de su fortuna a las iniciativas de la salud global o el medio ambiente, algo como hacía Marjorie Post, ¿cómo vamos a interpretar tal muestra de extravagancia y ostentación?  El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad.

Views: 22

Comment

You need to be a member of SF Spanish to add comments!

Join SF Spanish

© 2021   Created by Romina Mancilla.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service