No puedo imaginar en la fuerza de la mente y el coraje que necesitas para escalar cimas así, Puedo soportar el frío, el viento, y el alpinismo duro, pero lo que temo es la idea de estar completamente sola, sin contacto humano, sin oxígeno, y sin un escape rápido. Cuando estaba en Kenia, dos compañeras de trabajo y yo decidimos escalar Monte Kenia, la segunda montaña más alta de África. Caminabamos mucho para nuestro trabajo, estábamos acostumbrados a la altitud, y penamos que no sería tan difícil escalar otra montaña. La odisea tomó cuatro días: uno para llegar a la entrada,  uno para llegar al campamento base debajo de la cima, uno para aclimatarnos, y uno para llegar a la cima y iniciar el descenso.  Llegamos a la cima al amanecer. Nunca he estado tan frío y tan agotado, pero ver el mundo desde arriba fue increíble—la nubes,  la primera luz en el horizonte,  y nadie excepto nosotros y nuestra guía. Me siento muy afortunado haber pudo hacerlo, y ahora sé que no quiero nunca escalar el Monte Everest.

Views: 7

Comment

You need to be a member of SF Spanish to add comments!

Join SF Spanish

© 2018   Created by Romina Mancilla.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service