La clase de Romina: La tarea 21 junio 2018

Una amiga mio tiene dos pequeños gatos negros llamados Zoe y Chloe. Las gatas salen a la calle durante el día pero siempre regresan a casa por la noche. Mientras caminábamos juntos el sábado pasado, mi amiga me dijo que uno de sus gatas, Zoe, había estado desaparecido durante dos días y ella, mi amiga, estaba muy preocupada. Ella y su esposo habían registrado la casa y el barrio y habían llamado al refugio de animales.

El domingo, ella me llamó para decir que ella no estaría caminando con nuestro grupo hoy. Ella quería encontrar al gato. También decidí no unirme al grupo y, en cambio, me uní a ella para buscar a Zoe. Desafortunadamente, no encontramos la gata. Hicimos los volantes y los publicamos por todo el barrio. Nos fuimos puerta a puerta preguntando si alguien había visto la gata, y buscamos en dos sitios de construcciones pensando que la gata podría estar atrapada en algo. Pero por la noche, todavía no hay gata. Mi amiga estaba muy disgustada.

Pero esta historia tiene un final feliz para al menos la gata, pero no para el coche de mi amiga. Temprano el lunes por la mañana mi amiga me llamó para decirme que ella abrió la puerta de su coche esa mañana y el gato saltó del coche. Zoe había pasado cuatro días en el coche sin comida, agua o un baño. La gata tenía hambre, pero estaba bien y mi amiga estaba muy aliviada. Pero, por desgracia, el interior del coche va a necesitar un montón de limpieza y reparación.

 

Views: 12

Comment

You need to be a member of SF Spanish to add comments!

Join SF Spanish

© 2018   Created by Romina Mancilla.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service