About

Travel with SF Spanish

March 2021

Our immersion program to Argentina for all levels.
Find out more!

Review Us!

Badge

Loading…

La clase de Carmen: La tarea 1 julio 2020

No creo que pueda recordar un momento cuando los rompecabezas no eran parte de mi vida.  Cuando era niño, parecía que siempre estábamos armando un rompecabezas en casa.  Teníamos una mesa especial en nuestro comedor sólo para rompecabezas que mi padre construyó (a mi padre no le gustaban los rompecabezas, pero mi madre los amaba).  En la universidad, mis compañeros de cuarto y yo pasaríamos horas armando un rompecabezas cuando deberíamos haber estado estudiando.  Y aún ahora, tengo uno en mi mesa del comedor.  Hay algo muy satisfactorio en ver un rompecabezas completado, pero debo admitir que rara vez tengo lo que el autor de este artículo se refiere como un momento "ajá" o “Eureka” mientras estoy haciendo uno.

Para mí, rompecabezas son muy meditativos.  Creo que hago algunos de mi mejor pensamiento cuando estoy armando un rompecabezas.  No hace falta decir, completar un rompecabezas de 1.000 piezas que es todos los mismos colores o en formas extrañas no es un pan comido.  Pero, para mí, parece que cuando trabajo en un rompecabezas, realmente no pienso mucho en lo que estoy haciendo.  Es como si el parte analítico de mi cerebro estuviera funcionando en segundo plano, lo que me permite pensar en otras cosas.  Después de más de sesenta años, los procesos para completar un rompecabezas probablemente están encerrados en mi subconsciente y no necesito pensar en qué hacer.  (La práctica hace al maestro).

No todo el mundo ama los rompecabezas, pero para algunas personas son como una adicción.  Una vez que empiezas es difícil parar.  Me quedé despierto hasta tarde muchas noches, diciendo, "Sólo voy a encontrar una pieza más."  Y por supuesto, cada fanático del rompecabezas tiene sus propias ideas sobre la mejor manera de completar un rompecabezas.  Mi amigo Richard (un ingeniero) mide los bordes del rompecabezas y el tamaño promedio de cada pieza.  Entonces, él calcula cuántas piezas de borde hay y comienza por encontrarlos todos.  Mi hermana María comienza organizando todas las piezas por colores similares y mi amiga Nancy nunca mira la foto en la caja.  A algunas personas les gusta armar rompecabezas con familiares y amigos. Es un buen lugar para la conversación en una atmosfera relajada.  A otros, como yo, les gusta trabajar solo en un rompecabezas.

Dudo que a muchos jóvenes de hoy les gusten los rompecabezas (a menos que sea un videojuego).  Es una pena, pero creo que, para ellos, rompecabezas son del año de la pera.

Views: 13

Comment

You need to be a member of SF Spanish to add comments!

Join SF Spanish

© 2020   Created by Romina Mancilla.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service