About

Travel with SF Spanish

March 2021

Our immersion program to Argentina for all levels.
Find out more!

Review Us!

Badge

Loading…

La fascinante - y mystica - historia del naranja, el color "toxico" que llegó de los volcanes

Al parecer, el naranja tiene una historia colorida pero este color que ahora es ubicuo tuvo que emprender un largo viaje por muchos siglos antes de que los hablantes de las lenguas de latín y de inglés lo otorgaran su propio nombre. Los árabes lograron a llegar a un acuerdo fácilmente porque su clima era favorable para la cultivación de los naranjos en muchos lugares. Para ellos fue obvio, solamente tenían  que señalar la fruta del árbol para referir al color.

Como no era un color primario y aparecía en varios matices de las combinaciones de amarillo y rojo era más complejo para los habitantes del norte Europa que solamente podían recurrir a otras referencias como el azafrán, los zanahorias, las chinitas, y los petirrojos, entre muchas para describir el color. Si no tenían  un ejemplo común sólo podían decir rojizo-amarillo o amarillento-rojizo, depende de cuál color era predominante. Para un color que podía ser tan fuerte y poderoso, no era una forma satisfactoria para denominarlo.

Sin embargo, una vez más, el comercio brindó la solución.

Durante el siglo 16, con cada vez más comercio entre los países europeos y los de asía y del mundo árabe, la gente del norte, paulatinamente se acostumbraba a ver, probar y disfrutar naranjas. El país  atípico es España porque los moros habían comenzado a cultivar los naranjos allí  en el siglo 10. Imagino que muchos españoles empezaron a reconocer  la palabra "naranja" como un color muchos años antes de otras culturas europeas.

Algunos fuentes dicen que el principe del Principado de Orange se apropió una versión de la palabra sánscrita "nāranga" como si fuera su propia invención y usó la palabra para describir el color en su bandera, pero no hay un acuerdo completo sobre eso. De hecho, la palabra "orange" sin adjetivos descriptivos no apareció en forma impresa hasta el siglo 17.

Una cosa más que me llamó la atención mientras leía sobre este fascinante color es que Shakespeare usó la palabra "orange" solamente 3 veces y incluso entonces, sólo para referir a la fruta. Chaucer nunca tuvo una palabra dedicada para referir al color.

UN DESCARGO DE RESPONSIBILIDAD: No sé si todo de lo que he escrito es verdad, porque la etimología es un ámbito de lingüística complejo y es dificilísimo seguir la pista de una palabra, incluso una tan simple como un nombre de un color.

Views: 9

Comment

You need to be a member of SF Spanish to add comments!

Join SF Spanish

© 2020   Created by Romina Mancilla.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service